Logotipo de Filmac

Artículos:

La banca online: hacer simple lo complejo

La banca online es quizá una de las aplicaciones más complejas que pueden encontrarse en internet. Por un lado, tenemos un sistema que gestiona las cuentas y productos bancarios de los clientes de una entidad y, por otro, una interfaz destinada a ser utilizada por dichos clientes.

Cuando hablamos de "banca online", nos estamos refiriendo a un sistema informático muy complejo, sometido a estrictas medidas de seguridad, y de una interfaz que debe ser clara y sencilla. Tanto como para permitir que cualquier persona sin conocimientos informáticos o bancarios pueda ordenar una transferencia, consultar saldos, contratar un depósito o un plan de ahorro, gestionar tarjetas de crédito, etc.

Aquí, por lo general, no se trata de montar el sistema de gestión bancaria, y la web. En la mayoría de los casos, el interfaz web se desarrolla sobre un sistema que ya existe. La labor de los desarrolladores web es la de recibir los datos que emanan del sistema de gestión, procesarlos, y transmitirlos al usuario de forma que sean compresibles. Al mismo tiempo, desde la web debe ser posible operar sobre el sistema de gestión, de forma que queden registradas las acciones del cliente.

Por lo que respecta a la programación, la web debe “conectarse” con el sistema de gestión en dos direcciones, desde el sistema a la web, y desde ésta al sistema.

Seguridad

El primer escollo que debe superarse es el de la seguridad. Una web es una ventana al mundo, por lo que es imprescindible que ésta opere sobre servidor seguro. Los datos deben “viajar” encriptados de manera que, si son interceptados por usuarios maliciosos, éstos no puedan descifrarlos y usarlos a su favor.

Arquitectura

El segundo plato fuerte es la arquitectura de la web. No podemos olvidar que en estos casos estamos tratando más con una interfaz de usuario, que con un website propiamente dicho.

La arquitectura debe responder a la realidad del sistema operativo de entidad financiera, y permitir al usuario una rápida identificación de todos los servicios disponibles.

En cuanto a los flujos de operación, en las bancas online debe primar la sencillez. Los requerimientos de usabilidad son, en estos casos, muy elevados. Todas las acciones y procesos deben estar claramente definidos de forma que el usuario sepa en todo momento en qué fase se encuentra dentro de una operatoria concreta. Por ejemplo, al ordenar una transferencia, es esencial que el sistema informe en cada momento del estado de las acciones, y que no quede duda alguna sobre si la transferencia ha sido efectivamente ordenada o, por el contario, cancelada por el usuario antes de efectuarse.

El diseño también debe responder a los requerimientos de usabilidad, y la opción más adecuada es decantarse por lo limpio y lo claro. Los colores deben facilitar la lectura de los datos, y las tablas deben ser capaces de mostrar una gran cantidad de información sin confundir al usuario.

Accesibilidad

Con respecto a la accesibilidad, la web de una banca online debe comportarse de forma idéntica en todos los navegadores, independientemente del sistema operativo del usuario. Además, debe facilitar de alguna manera el acceso a la información a usuarios con algún tipo de discapacidad, sobre todo visual.

Desarrollar la interfaz de una banca online suele significar muchas horas de trabajo. Entre las reuniones iniciales con los responsables del banco y los técnicos encargados del sistema de gestión, hasta las pruebas finales de conexión y funcionamiento, puede pasar un tiempo más que respetable. Y es que en un proyecto de esta envergadura, las prisas pueden ser fatales.

F.M.G. Consultor y director de proyectos


Las páginas de este site cumplen con los siguientes estándares:

Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!

Otras cosas:

Blog | 
Filmac: tarjeta de contacto